¿Por qué se procesa la carne?

Todos queremos probar carne suave, jugosa, que sea exquisita para el paladar, pero raramente este efecto se es dado de manera natural tras el proceso del rastro, ya que apenas dejan de ser vascularizados, los tejidos dejan de "hidratarse". Es entonces cuando con el fin de que la carne mantenga sus propiedades en cuanto a humedad, sabor y textura, se recurre al uso de equipos para proceso de carne, y de estos hay, ¡Pff! ¡Decenas!


Es por eso que a través de este blog te iré guiando sobre los procesos y cada uno de sus usos. La carne tiende naturalmente a perder humedad y suavidad a medida que avanza la vida animal, pero no sería rentable el sacrificio a corta edad por el bajo pesaje, por lo que la industria ganadera mantiene la vida de sus animales hasta un punto de pesaje máximo.


En este punto, la carne podría no ser la mejor apreciada por sus consumidores, por lo que podría recurrirse a realizar uno o varios procesos, tales como la inyección de salmuera (que también cumple con la función de tenderizado) y el marinado.


En estos procesos nos es posible introducir fórmulas y toques únicos de sabor. Posteriormente necesitaremos (dependiendo del tipo de corte) hacer uso de otros equipos, especializados en rebanar, triturar, cubicar o moler esta carne. Para finalizar con el empaquetado al vacío que además de ahorrar espacio, extiende la vida de los alimentos.


Y con esto introduzco hacia nuevas entradas, donde explicaré cada paso del proceso que se sigue y como se complementan los equipos entre sí.

125 visualizaciones0 comentarios